El acné es una condición de la piel a largo plazo caracterizada por áreas de puntos negros, puntos blancos, pústulas, piel grasa y la posibilidad de cicatrices. Dependiendo del grado de incidencia, infección y tamaño de las manchas de acné en la piel, las consecuencias sobre la apariencia pueden ir desde molestias ocasionales, pasando por ansiedad, disminución de la autoestima hasta, en casos extremos, depresión y pensamientos suicidas.

Se estima que el 80% de los casos tienen origen genético. El papel de la dieta como causa aún no está claro. La higiene o la luz del sol no parecen tener ninguna influencia. Sin embargo, fumar aumenta el riesgo de desarrollar acné y su gravedad. El acné afecta principalmente a la piel con un alto número de glándulas sebáceas, como la cara, la parte superior del pecho y la espalda. Durante la pubertad, en ambos sexos, la aparición del acné se debe a menudo al aumento de la cantidad de andrógenos como la testosterona, y la bacteria Propionibacterium acnes también está implicada.

Existen muchas opciones de tratamiento para mejorar la apariencia del acné, incluyendo cambios en el estilo de vida y medicamentos. Ingerir carbohidratos simples en cantidades más pequeñas, como el azúcar, puede ayudar. Los tratamientos más comunes son la aplicación tópica de peróxido de benzoilo, ácido salicílico y ácido azelaico. También hay disponibles antibióticos tópicos y orales y retinoides. Sin embargo, es posible que puedan causar resistencia a los antibióticos. En las mujeres, algunas píldoras anticonceptivas orales combinadas pueden ser beneficiosas para el tratamiento. La isotretinoína oral generalmente sólo se administra en casos graves debido a los efectos secundarios. Algunos expertos recomiendan un tratamiento agresivo en una etapa temprana para reducir el impacto a largo plazo en la persona.

El acné ocurre comúnmente durante la adolescencia y se estima que afecta entre el 80-90% de los adolescentes en el mundo occidental. En algunas sociedades rurales la prevalencia es menor. Para el año 2010, se estima que el acné ha afectado a 650 millones de personas en todo el mundo, lo que la convierte en la octava enfermedad más común en el mundo. El acné también puede ocurrir antes y después de la pubertad. Aunque la enfermedad es mucho menos común en los adultos que en la adolescencia, aproximadamente la mitad de las personas entre los 20 y los 30 años de edad siguen teniendo acné, y alrededor del 4% lo siguen teniendo a partir de los 40 años de edad.

ACNE SEVERO

Si bien el acné es un mal común que afecta a la gran mayoría de las personas en algún momento de sus vidas, en la mayoría de los casos suele tratarse de una enfermedad leve que no trae más que … Leer más... acerca de ACNE SEVERO

ACNE ROSACEA

El acné rosácea es un tipo de acné que tiene poco que ver con el acné vulgaris (común). Por ello su tratamiento es distinto al del acné común. El acné rosácea se caracteriza por la aparición de … Leer más... acerca de ACNE ROSACEA

ACNE JUVENIL

El acné suele presentarse con mayor frecuencia en jóvenes y adolescentes. La mayoría de los chicos cuando entran en la adolescencia empiezan a percibir la aparición de acné, barros, espinillas y … Leer más... acerca de ACNE JUVENIL

MITOS DEL ACNE

Existen muchas creencias y mitos populares sobre el acné. En muchos casos, estas creencias sobre las causas del acné, pueden ser fundadas, aunque esto no quiere decir que sean aplicables a todas las … Leer más... acerca de MITOS DEL ACNE

ACNE HORMONAL

La mayoría de los dermatólogos piensan que el acné está muy relacionado con los cambios hormonales que ocurren en nuestro organismo y especialmente a la presencia de testosterona.  La testosterona es … Leer más... acerca de ACNE HORMONAL