CICATRICES, MARCAS O MANCHAS DE ACNE

El acné puede traer muchos disgustos a quien lo padece. Además de ocasionar molestias y resultar antiestético, en muchos casos puede dejar secuelas de por vida dejando cicatrices en la piel. Debido a esto, los tratamientos de acné pretenden no sólo eliminar los granos y comedones existentes, sino también evitar que se produzcan cicatrices que dejen marcas de por vida.

Las cicatrices que deja el acné se deben a granos que se infectaron con alguna bacteria y no fueron curados o tratados correctamente. Estos granos nunca curaron como es debido y terminaron dejando una marca en la piel.

La posibilidad de que se generen cicatrices en la piel a causa del acné dependerá en gran parte del organismo y de la piel de cada uno. Muchas personas son propensas a tener cicatrices en la piel ante cualquier golpe o rasguño. Por otro lado, otras personas tienen una piel con mayor capacidad de regeneración, lo cual evita que  quede marcada por cicatrices después de padecer de acné. Las personas con más predisposición a desarrollar cicatrices son aquellas que mas deberían preocuparse por tratarlo adecuadamente, para evitar así que el acné les deje marcas permanentes en la cara.

Existen dos tipos de cicatrices ocasionadas por el acné:

  • Cicatrices pigmentadas. Estas cicatrices suelen ser mas leves. Son pequeñas manchitas en la piel que quedan en el lugar en donde estuvo el grano. Se deben a la acumulación de pigmentación en el grano que, cuando desaparece, queda la marca. Este tipo de cicatrices aparecen en personas de tez más bien oscura.
  • Cicatrices del tipo Hoyuelos. Cuando ha desaparecido el grano, queda un pequeño hoyuelo en el lugar en donde estuvo el grano infectado. Estas cicatrices son mucho más visibles que las cicatrices pigmentadas y aparecen con mayor frecuencia en personas de tez más bien blanca. Para aquellos que padecen de acné severo, es probable que termine en cicatriz por lo que será importante tratar el acné lo más pronto posible para evitar su evolución.