Antibióticos contra el acné y las enfermedades más comunes que pueden causar

El acné es una infección de la piel que puede afectar a la cara, el cuello y la espalda y hasta cierto punto, incluso los brazos de una persona. Los casos más severos de acné son los inflamatorios y se manifiestan en forma de manchas, granos o espinillas. Alrededor del 85% de los adolescentes padecen de acné (incluyendo los casos que van desde el más leve a las manifestaciones más graves). Existen muchos medicamentos y tratamientos para el acné que pueden ser administrados a los pacientes. Algunos son tópicos (como las cremas antiacné y los astringentes), mientras que otros se venden en forma de cápsulas o comprimidos (como en el caso de los antibióticos).

¿QUÉ HAN DESCUBIERTO LOS INVESTIGADORES?

Se han llevado a cabo numerosas investigaciones que parecen haber demostrado que los antibióticos que se utilizan en el tratamiento del acné también pueden ser los desencadenantes de algunas enfermedades comunes. Esta conclusión fue nuevamente reiterada por un experimento en el que los voluntarios se sometieron a seis semanas de tratamiento con los antibióticos que se usan comúnmente para tratar el acné. Después de dicho experimento, los voluntarios resultaron ser más susceptibles a desarrollar ITRS o infección del tracto respiratorio superior (con una vulnerabilidad incrementada en más de un 200%). Los casos de ITRS se desarrollaron un año después de que los voluntarios tomasen los antibióticos para el acné. También se descubrió que aquellos que no tomaron dichos antibióticos no desarrollaron esta enfermedad de las vías respiratorias.

Estos expertos no dejan de advertir que el uso excesivo de antibióticos (o incluso su mal uso) podría dar lugar a que las bacterias (y otros microorganismos) se vuelvan resistentes. Esto hace que el cuerpo sea más propenso a las enfermedades infecciosas. Además, también explicaron que el grupo de control ideal para ser sometido a un tratamiento antibiótico experimental estaría compuesto por individuos con problemas de acné. Este grupo debería someterse a una terapia antibiótica a largo plazo para determinar los efectos que puede causar la exposición prolongada.

La Universidad de Pensilvania (Facultad de Medicina) ha llevado a cabo su propio experimento en relación con el acné. Desde 1982 y hasta el año 2002, expertos de esta Universidad identificaron a los participantes en el experimento que estaban entre los 15 y los 35 años de edad gracias a una base de datos del Reino Unido.

Este experimento dio respuesta a las preguntas habituales que se les suelen hacer a los pacientes con acné, como la frecuencia con la que van al médico, las enfermedades comunes que han desarrollado durante el tratamiento, y si había padecido ITRS. Los expertos han comprobado que durante el primer año del experimento, el 15,4% de los pacientes que sufrían acné tenían al menos un episodio de ITRS. Durante ese mismo año, los que habían tomado antibióticos resultaron ser un 2,15% más vulnerables a la ITRS si se les comparaba con aquellos a los que no se les había suministrado antibióticos.

CONCLUSIÓN

Un antibiótico, en general, es la primera línea de defensa contra las enfermedades más infecciosas. Cuando nos duele la cabeza, tenemos la nariz congestionada y lo único que nos apetece es dormir durante todo el día, lo normal en muchos casos es recurrir al uso de antibióticos. Esto es un error. La mayoría de los dolores de garganta, gripes y resfriados no se pueden tratar con antibióticos. Los antibióticos pueden ser un arma muy poderosa para el tratamiento de enfermedades infecciosas graves o mortales. Las enfermedades poco peligrosas sólo deberían tratarse con alguno de los analgésicos más comunes o paracetamol. Los gérmenes resistentes a los antibióticos se han desarrollado debido a la mentalidad de la gente que piensa que un antibiótico es la cura para la mayoría de las infecciones, incluido el acné. La lección es esta – hay que permanecer lo más lejos posible de los antibióticos, a menos que sea absolutamente necesario utilizarlos. Nunca sabemos cuando vamos a necesitarlos de verdad.

Comments are closed.