Seis mitos sobre el acné

A pesar de los datos científicos, todavía hay en nuestra sociedad mitos acerca del acné. Algunos de los más conocidos son los siguientes:

Mito 1: El bronceado o la exposición solar pueden curar el acné

Lo cierto es que lo único que puede lograr el bronceado es oscurecer la piel y, de ese modo, disimular el enrojecimiento causado por el acné. Sin embargo, en cuanto el bronceado desaparece veremos que el acné sigue ahí.

Además, tomar el sol puede causar sequedad e irritación cutánea y, lo que es peor, envejecimiento prematuro o cáncer de piel. El mejor consejo es usar siempre una crema solar no comedogénica con el factor de protección adecuado.

Mito 2: Las frituras y las comidas grasas pueden provocar acné

En realidad no hay una base científica que apoye esta afirmación. Sin embargo, este mito puede ser útil a la hora de mantener a los chicos alejados de las comidas calóricas. Lo que sí es cierto es que algunos tipos de alimentos pueden empeorar el acné, pero no causarlo. Estos alimentos incluyen los que tienen gran concentración de calcio (la leche) o el yodo (el marisco).

Mito 3: El acné aparece por falta de higiene

Las infecciones cutáneas pueden estar relacionadas con el acné, pero una mala higiene no causa los brotes. Es la combinación de una piel grasa con células muertas lo que provoca el acné. Y esta combinación se da en capas bajo la superficie de la piel a las que el agua y el jabón no tienen acceso. Con todo, lavarnos la cara un par de veces al día con un jabón suave y agua ayuda a reducir el número de bacterias, que pueden causar la infección cutánea que acabe provocando el acné.

Mito 4: El maquillaje y los productos cosméticos pueden causar acné

Esto a veces es cierto, pero no siempre. Algunos productos cosméticos no son recomendables porque pueden obstruir los poros. Sin embargo, los maquillajes no comedogénicos pueden usarse con tranquilidad, incluso si ya tenemos acné. De hecho, algunas marcas cosméticas contienen ingredientes para tratar el acné.

Mito 5: El sexo y la masturbación pueden causar acné

Aunque la testosterona, que es una hormona sexual, puede causar brotes de acné, el sexo y la masturbación no tienen relación alguna con esta enfermedad de la piel. Esta creencia fue usada en el pasado para evitar que la gente joven mantuviera relaciones prematrimoniales.

Mito 6: La mejor forma de eliminar los granos es reventándolos

Esta acción solo puede agravar el acné al extender las bacterias. Además, estrujar las espinillas puede dar lugar a la aparición de cicatrices que, en casos graves, serán permanentes.

Comments are closed.