El exceso de limpieza puede agravar los problemas de acné

Según un reciente estudio de la Universidad de Oklahoma, mantener la cara escrupulosamente limpia aplicando muchos exfoliantes y cremas hidratantes puede hacernos más daño que bien. De acuerdo con este estudio, ni los limpiadores faciales ni las cremas pueden salvarnos del acné si, por ejemplo, tenemos una predisposición genética a padecerlo.

También revela que el exceso de limpieza facial es un mal hábito que no ayuda a evitar el acné ni tampoco a curarlo. Por ello, los autores de este estudio recomiendan que no hagamos caso a los cantos de sirena de algunas campañas publicitarias.

De hecho, afirman que han visto menor incidencia de acné en las caras de las mujeres que solían tener hábitos de higiene sencillos (lavarse la cara simplemente con jabón) que en aquellas que se obsesionaban con limpiar la suciedad usando todo tipo de limpiadores faciales disponibles en el mercado.

No hay nada de malo en mantener la piel limpia, pero es innecesario gastar mucho dinero en distintos productos químicos para conseguirlo. Un poco de jabón y agua tibia son suficientes para mantener la piel aseada y libre de acné. Así que lo mejor es simplificar, leer el tratamiento que nos haya recetado el especialista, seguirlo correctamente y lavarnos la cara una vez al día. Esto no solo nos ahorrará tiempo, sino también mucho dinero.

En realidad el acné responde mal al frotamiento continuo, ya que podemos causar que alguna de las lesiones estalle, creando de esta forma más infecciones de las que ya teníamos. Si nuestro jabón de toda la vida nos va bien, no tenemos por qué cambiarlo.

Comments are closed.