Cómo usar los tratamientos tópicos antiacné para que sean efectivos

¿Cómo conseguir que nuestro tratamiento para el acné sea más eficaz? Se pueden obtener mejores resultados haciendo algunos cambios simples.

Para aquellos que estén consultando con un dermatólogo:

  1. Utilizar los tratamientos para el acné exactamente como nos han sido prescritos. El acné sólo desaparecerá si el tratamiento ataca todas las causas que lo producen. Como la mayoría de medicamentos antiacné sólo tratan una o dos de estas causas, a menudo es necesario usar más de un producto al mismo tiempo.
  2. Dejar de usar tratamientos para el acné no prescritos por el dermatólogo. Usar productos antiacné que no formen parte del plan de tratamiento prescrito por el dermatólogo puede irritar la piel, y una piel irritada es mucho más vulnerable a las infecciones.
  3. Preguntar si no entendemos algo. Los dermatólogos no quieren que los pacientes se sientan confundidos por el tratamiento. Si no entendemos algo, debemos preguntar al dermatólogo. Si nos interesa alguna opción de tratamiento concreta, lo mejor es que preguntemos también.

Para todos los que se están tratando el acné, incluidos los que consultan con un dermatólogo:

  1. No reventar, estrujar o apretar las espinillas, ya que esta práctica tiende a empeorar el acné y provocar que dure más. Si lo hacemos será difícil que veamos nuestra piel libre de acné, sin importar qué tipo de tratamiento estemos utilizando. Tratar de deshacernos así de los granos también puede provocarnos cicatrices, con la posibilidad real de que sean permanentes.
  2. Evitar jabones abrasivos, exfoliantes, tónicos, astringente y máscaras, ya que pueden irritar la piel. La piel irritada no solo tiene más probabilidades de padecer acné, sino que tolera peor los medicamentos antiacné. Un limpiador suave usado dos veces al día es más eficaz para controlar el acné y prevenir las erupciones.
  3. No frotar la piel limpia. Aunque un buen lavado para eliminar la grasa y la suciedad puede parecer en principio una buena idea, lo cierto es que el lavado también irrita la piel. Lo mejor es usar agua tibia (no caliente) para aplicar un limpiador suave con los dedos. Las toallitas o algodones limpiadores suelen ser demasiado abrasivos. Lavarse la cara un máximo de dos veces al día puede ayudar a reducir la irritación y la sequedad.
  4. Esperar de 5 a 15 minutos antes de aplicar los medicamentos para el acné. La aplicación inmediata de la medicación después de la ducha o de lavarse la cara puede irritar la piel y provocar erupciones, ya que la piel húmeda es más absorbente.
  5. Usar sólo productos para el cuidado de la piel y del cabello sin aceites. El maquillaje, el gel, el champú y otros productos similares utilizados por las personas con una piel propensa al acné no deben contener aceites, ya que tienden a obstruir los poros y dar lugar a brotes de acné. Busque productos que estén etiquetados “sin aceite”, “no acnéicos”, o “no comedogénicos”. Esto significa que el producto no obstruye los poros.
  6. Aplicar la medicación para el acné antes que el maquillaje. El uso de un maquillaje sin aceites es aceptable, pero tenemos que asegurarnos de que no impida que el medicamento antiacné haga su trabajo.
  7. Seguir usando el medicamento cuando la piel mejore. Para mantener la piel libre de imperfecciones, la mayoría de las personas con acné deben continuar usando por lo menos uno de los medicamentos antiacné. Si hemos estado utilizando un producto a la venta sin receta médica, es posible que podamos disminuir su uso a un par de veces a la semana.
  8. Limpiar suavemente la piel después de sudar. La sudoración, especialmente bajo un sombrero o un casco, puede hacer que la piel propensa al acné empeore. Debemos limpiarnos la piel lo más rápidamente posible pero con suavidad, sin frotar, para no irritarla.
  9. Darles a los productos antiacné el tiempo suficiente para trabajar. Como regla general, se requieren entre seis y ocho semanas antes de ver una mejoría. Además, que la piel mejore no significa que no tengamos ninguna imperfección, pero sí apreciaremos una diferencia notable. Para que la piel esté completamente libre de acné tendremos que esperar por lo menos seis meses.

Comments are closed.