CAUSAS DE LA APARICION DE ACNE

No se sabe a ciencia cierta cuales son todas las causas del acné, ya que las causas pueden variar según la persona

El origen del acné se debe a la acumulación de grasa y piel muerta en los folículos capilares de la piel y a la acción de las bacterias sobre esta grasa y células muertas que se han ido acumulando. Cada folículo está conectado a una glándula sebácea.  Las glándulas sebáceas producen sebo para lubricar la piel y el pelo.  Cuando la glándula sebácea segrega más sebo (grasa) de lo habitual, normalmente como consecuencia de algún desajuste hormonal, puede llegar a tapar el folículo.  Cuando este folículo tapado entra en contacto con determinadas bacterias, se puede infectar, convirtiéndose en un grano infectado.  Esto provoca que se tapen los poros y se formen los conocidos granos o forúnculos.

A continuación se detallan aquellas causas que se consideran más habituales para la aparición de acné:

  • Se piensa que el factor que más influye para la formación de acné son los desajustes hormonales.  Estos desajustes generan una sobreproducción de grasa (sebo) que sumado a la acumulación de células muertas, obstruye los folículos, atrae a las bacterias y causa la aparición de acné.  Este es el motivo por el que la pubertad, la menstruación y el embarazo (etapas caracterizadas por desajustes hormonales), son aquellos momentos en los que el acné suele hacer su aparición.
  • Otra de las causas que puede favorecer la aparición del acné es la aplicación de determinados cosméticos, sobretodo en el rostro. Esto no ocurre a todas las personas que utilizan estos productos, sino a aquellas que tienen una especial predisposición a padecer de acné. Los productos que más favorecerán la aparición del acné son los que tienen una consistencia muy grasa e incluyen aceites.
  • Otra de las causas que provocan la aparición de acné puede ser una reacción adversa frente a un determinado alimento o el uso o consumo de algunos medicamentos.  Estas causas no afectan a todas las personas por igual. El consumo de los mismos alimentos o medicinas podría favorecer la aparición de acné en algunas personas y a otras no tendría porqué afectarles.
  • Los medicamentos más propensos a provocar la aparición de acné son los que contienen una cantidad importante de hormonas, como por ejemplo los anticonceptivos. Cuando se empieza a tomar este tipo de medicamentos, su consumo puede generar una reacción típica, provocando la aparición de acné. En algunos casos,  el acné puede persistir todo el tiempo que se sigue tomando ese medicamento.
  • El principal motivo de que tanto alimentos como medicamentos o cosméticos no afecten a todos por igual se debe a una cierta predisposición o herencia genética a la aparición de acné.  Si los padres han padecido de acné, es probable que los hijos también lo padezcan. En familias en que algún integrante ha padecido o padece acné severo, es muy probable que los demás integrantes de la familia puedan padecerlo también.