ACNE HORMONAL

La mayoría de los dermatólogos piensan que el acné está muy relacionado con los cambios hormonales que ocurren en nuestro organismo y especialmente a la presencia de testosterona.  La testosterona es un andrógeno que se produce principalmente en los testículos y ovarios.  Aunque típicamente a la testosterona se la denomina como la hormona masculina, esta hormona está presente tanto en hombres como en mujeres. De acuerdo con la Academia Americana de Dermatología,  la testosterona estimula la actividad en las glándulas sebáceas, creando una piel más grasa  y propensa a la aparición de acné. La testosterona se ha identificado como una de las principales causas de aparición de acné.

La testosterona está más presente en hombres que en mujeres.  Se piensa que esto podría ser la explicación por la que los chicos que sufren de acné, lo tienen más severo y les dura más tiempo que a las mujeres.

Cuando se produce un desajuste hormonal,  las glándulas sebáceas de la piel producen más sebo y esto acelera la regeneración de las células (muchas células nacen y muchas mueren).  La consecuencia de esta cantidad adicional de células que mueren, añadido a la mayor cantidad de sebo producido por las glándulas sebáceas, termina obstruyendo los poros de la piel.  Es importante señalar también que la mayor cantidad de sebo que se ha producido implica que la piel se torne más grasa, lo cual ayuda a que estas células muertas no caigan, quedando adheridas a los poros (sebo) de la piel.  Todo esto atrae también a las bacterias.  La consecuencia de todo este proceso son unos folículos obstruidos con grasa y células muertas y la aparición de unas bacterias.  En otras palabras, tenemos el inicio de un proceso de acné, cuyo origen ha sido una cuestión hormonal.

Cambios hormonales: Pubertad, menstruación, embarazo y menopausia

Durante la pubertad hay un incremento muy importante en la producción de hormonas que es la razón por la cual el acné aparece durante esta etapa de la vida.

En los adultos, el acné afecta, especialmente a las mujeres adultas, ya que son las que más desajustes hormonales tienen, pasada la pubertad. Esto ocurre especialmente durante el embarazo, la menstruación y la menopausia. Cuando a las mujeres les falta estrógeno (lo que típicamente se conoce como la hormona sexual femenina), se produce un desajuste hormonal y pasan a tener más cantidad de testosterona.  Es precisamente durante estos periodos cuando las mujeres adultas tienden a desarrollar erupciones de acné.