ACNE DURANTE EL EMBARAZO

 

Es muy común la aparición de acné entre las mujeres embarazadas o que se acentúe el acné que   tenían. Esto se debe a los cambios hormonales que se producen durante la etapa del embarazo. Durante este periodo, las glándulas sebáceas aumentan la producción de aceite generando así más probabilidad de obstruir los poros de la piel.

En la mayoría de los casos, el acné aparece con más fuerza durante el primer trimestre del embarazo. En muchos casos y a medida que avanza el embarazo, el acné va desapareciendo hasta desaparecer totalmente hacia los 1 ó 2 meses después de haber dado a luz.

Sin embargo, lo más importante en este caso no es saber que el acné puede aparecer durante la etapa del embarazo, sino saber que se debe de tener un cuidado muy especial sobre qué medicamentos se puede o no consumir durante esta etapa.  Una mujer embarazada no puede consumir cualquier medicamento para combatir el acné, ya que podría ser muy perjudicial para su bebé.

El primer medicamento del que hay que abstenerse totalmente es la isotretinoína. Los efectos secundarios que puede causar este medicamento sobre el bebe son extremadamente peligrosos. Este medicamento solo debe utilizarse en casos de acné muy severos o que perduran en el tiempo durante muchos años, pero NUNCA estando embarazado ya que produce malformaciones en el bebé.

Más allá de los medicamentos específicos, cuando una mujer embarazada sufre de acné, es conveniente consultar con el ginecólogo antes de empezar cualquier tratamiento para quitar el acné. Incluso los medicamentos y cremas de venta libre pueden ser perjudiciales para la salud del bebé durante el embarazo. Por eso, durante el embarazo, es conveniente no aplicar ninguna crema ni tomar ningún medicamento sin previa consulta y aprobación del ginecólogo.

Incluso después de haber dado a luz, hay que tener cuidado con los medicamentos o cremas que se utilizan. El consumo de determinados medicamentos durante el periodo de lactancia también puede ser perjudicial para el bebé aun después de finalizado el embarazo.

Cuando el acné es bastante moderado o no preocupa demasiado a la paciente, se recomienda evitar cualquier tratamiento para combatir el acné.  Si aún así la mujer embarazada desea solucionar su problema de acné o intentar prevenirlo, se recomienda que lo haga con métodos más naturales. A continuación siguen algunas recomendaciones:

  • Limpiar diariamente el rostro y la piel en las zonas que mas pueden verse afectadas para evitar la acumulación de aceites y de bacterias
  • Tomar mucha agua
  • Hacer ejercicios que favorezcan la circulación
  • Evitar tocar los granos continuamente ya que el pus que contienen favorece que se produzcan más granos alrededor.